Cáncer de mama: convertir células tumorales en células grasas impide propagación

Ahora, investigadores de la Universidad de Basilea en Suiza han encontrado una manera de usar la plasticidad celular para detener la metástasis en el cáncer de mama.

En lugar de permitir que las células de cáncer de mama crezcan y emigren, las obligaron a convertirse en células grasas que no se dividen ni viajan.

La revista Cancer Cell ha publicado recientemente un artículo sobre la investigación.

En el futuro, dice el autor principal del estudio Gerhard Christofori, que es profesor en el Departamento de Biomedicina, este innovador enfoque terapéutico se podría usar en combinación con la quimioterapia convencional para suprimir tanto el crecimiento del tumor primario como la formación de metástasis mortales.

Entre las mujeres, el cáncer de mama es el cáncer más común y es responsable de la mayoría de las muertes que los médicos relacionan con la enfermedad.

Las estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sugieren que aproximadamente 2.1 millones de mujeres reciben un diagnóstico de cáncer de mama cada año. Estos también sugieren que 627,000 mujeres murieron de la enfermedad en 2018.

La gran mayoría de las muertes por cáncer de mama se deben a la propagación local del cáncer y la formación de nuevos tumores en otras partes del cuerpo.

El profesor Christofori y su equipo investigaron los procesos moleculares de la EMT que mejoran la plasticidad de las células de cáncer de mama para permitir la metástasis.

Usando células humanas y modelos de ratones, encontraron que podían explotar esta plasticidad y obligar a las células cancerosas a convertirse en células grasas con una combinación particular de compuestos.

Las células grasas recién formadas eran muy similares a las células grasas normales y no podían dividirse y proliferar.

Los autores señalan que esto condujo a la represión de la invasión del tumor primario y la formación de metástasis.

Los compuestos en la combinación fueron el medicamento para la diabetes rosiglitazona y trametinib, un medicamento que puede detener el crecimiento y la propagación de las células tumorales.

Los investigadores también señalan que, en muchos aspectos, debido a su alta plasticidad, las células de cáncer de mama se parecen a las células madre . Explorar estas similitudes podría ser una vía fructífera para futuras investigaciones.

Tabla de contenidos

Artículos relacionados

Descubre el blog de medicina online más completo

Mantente informado con recursos médicos confiables, revisados por expertos.

¿Quieres que te envíe directamente los recursos que son realmente necesarios para ti en este momento?