El cáncer de próstata es el segundo cáncer más común en los hombres estadounidenses, por lo que es importante conocer los factores de riesgo y las señales de advertencia.

La Sociedad Estadounidense del Cáncer estima que habrá casi 175,000 nuevos casos de cáncer de próstata en los Estados Unidos este año y más de 31,000 muertes. Uno de cada nueve hombres será diagnosticado con cáncer de próstata en su vida.

“La enfermedad se puede tratar con éxito cuando se detecta temprano, típicamente cuando todavía está dentro de la glándula prostática “, dijo el Dr. Alexander Kutikov, jefe de oncología urológica del Centro de Cáncer Fox Chase en Filadelfia. “Sin embargo, algunos tipos son agresivos y pueden propagarse rápidamente. En estos casos, puede haber una menor probabilidad de un tratamiento exitoso”.

Los hombres entre 55 y 69 años de edad deben considerar la detección del cáncer de próstata, según la Asociación Americana de Urología.

“Debido a que el examen tiene sus ventajas y desventajas, no todos los hombres deberían ser examinados para detectar cáncer de próstata”, dijo Kutikov. “Los hombres deben discutir sus factores de riesgo, opciones de detección y preferencias con su proveedor de atención médica antes de decidir si se someterán a una prueba de detección”.

Los síntomas del cáncer de próstata pueden incluir problemas para orinar, incluido un flujo lento o débil o la necesidad de orinar con más frecuencia, especialmente de noche; sangre en la orina; y dolor o ardor al orinar.

El riesgo de cáncer de próstata aumenta rápidamente después de los 50 años. Alrededor de seis de cada 10 cánceres de próstata se diagnostican en hombres mayores de 65 años, según un comunicado de prensa del centro oncológico.

La raza es otro factor de riesgo. En comparación con los blancos, los negros tienen un mayor riesgo y tienen más del doble de probabilidades de morir de cáncer de próstata. Los hombres asiático-americanos e hispanos tienen un riesgo menor que los hombres blancos.

Tener un padre o hermano con cáncer de próstata más que duplica las probabilidades de que un hombre desarrolle la enfermedad. El riesgo es mucho mayor para los hombres con varios parientes afectados, especialmente si eran jóvenes cuando fueron diagnosticados.

Fuente: Noticias de WebMD de HealthDa