Según la Sociedad Americana del Cáncer, alrededor del 42% de los casos de cáncer y el 45% de las muertes por cáncer son atribuibles a factores de riesgo modificables.

“Los factores de riesgo modificables son conductas dentro del control de uno, como comer bien, no fumar y estar físicamente activo”, dijo el Dr. Michael Hall, presidente del Departamento de Genética Clínica del Centro de Cáncer Fox Chase en Filadelfia.

“Sin embargo, algunos factores de riesgo no pueden controlarse, como los antecedentes familiares o el envejecimiento. Es por eso que realizarse exámenes de detección de cáncer recomendados regularmente puede ser tan importante como vivir un estilo de vida saludable”, dijo en un comunicado de prensa del centro.

Las pruebas de detección aumentan la posibilidad de detectar ciertos tipos de cáncer de manera temprana, cuando son más curables y antes de que aparezcan los síntomas.

“Los hombres y las mujeres deben discutir las opciones de detección con su médico para determinar cuándo y con qué frecuencia deben hacerse la prueba de ciertos tipos de cáncer”, dijo Hall.

En términos de factores de estilo de vida, una de las principales formas de reducir el riesgo de desarrollar y morir de cáncer es evitar el tabaco. Se cree que fumar causa alrededor del 30% de todas las muertes por cáncer en los Estados Unidos.

Según la Sociedad Americana del Cáncer, la esperanza de vida de los fumadores es al menos 10 años más corta que la de los no fumadores.

“Dejar de fumar, o no comenzar, es lo mejor que puede hacer para ayudar a prevenir el cáncer, sin importar su edad e incluso si ha fumado durante años”, dijo Hall.

También se sabe que el humo de segunda mano causa cáncer, así que trate de evitarlo lo más posible.

Otros hábitos de estilo de vida que pueden reducir el riesgo de cáncer incluyen protegerse de los dañinos rayos UV del sol, comer una dieta saludable y estar físicamente activo.

Además, los padres deben vacunar a sus hijos contra el virus del papiloma humano (VPH), que causa cáncer en más de 33,000 mujeres y hombres de EE. UU. Cada año. La vacuna contra el VPH ayuda a prevenir seis tipos de cáncer y se recomienda para niños y niñas de 11 a 12 años.

“La vacuna contra el VPH puede proteger a los niños de desarrollar ciertos tipos de cáncer en la edad adulta”, dijo Hall.