Hábitos cotidianos para reducir el riesgo de cáncer de mama

Es posible que el cáncer de mama no se prevenga por completo, pero hay pasos que puedes tomar para ayudar a reducir tu riesgo. 

Debes seguir una dieta saludable y un programa de ejercicios. La detección temprana sigue siendo el mejor método para prevenir las complicaciones graves del cáncer de mama. 

Otros factores podrían influir en la prevención. En el siguiente artículo conocerás las formas recomendadas por los científicos para reducir el riesgo de cáncer de mama.

Mantén una dieta equilibrada.

Tus elecciones de alimentos pueden ayudar a reducir tus probabilidades de tener cáncer de mama, aunque los científicos están investigando más para saber cómo la dieta afecta la enfermedad. 

Concéntrate en verduras, frutas, frijoles y cereales integrales, que deberían constituir dos tercios de tu plato. Reserva el otro tercio para proteínas magras como aves o pescado. Más de 5 tazas al día de comida a base de plantas es una buena pauta.

Consume más fibra.

Puedes encontrar este nutriente en cereales integrales, verduras, frutas y frijoles. Una dieta rica en fibra también puede ayudar a tu salud de otras maneras, como reducir sus probabilidades de diabetes y enfermedades cardíacas.

No fumes.

El consumo de tabaco está relacionado con un mayor riesgo de cáncer de mama, especialmente en mujeres más jóvenes que no han pasado por la menopausia. 

La cantidad de cigarrillos que fumas, la edad en la que comenzaste y el tiempo que continúa, todos ellos influyen en la probabilidad de contraer la enfermedad. Si fumas, pregúntale a tu médico sobre las formas de ayudarte a dejar de fumar.

Conoce tu tejido.

La composición de todos los senos es diferente. Los senos son considerados densos cuando tienen mucho tejido glandular y conectivo, y no demasiado tejido graso.

Eso puede aumentar el riesgo de cáncer de mama y hacer que las células anormales sean más difíciles de detectar en las exploraciones. 

Las mamografías son una forma de medir tu tipo de tejido. Si tienes senos densos, toma otras medidas para reducir tus probabilidades de cáncer de mama. Es posible que debas hacerte pruebas de detección con más frecuencia o utilizar pruebas de detección más avanzadas.

Haz ejercicio.

La actividad física regular puede reducir el riesgo de cáncer de mama. Los expertos dicen que debe hacer 150 minutos de ejercicio moderado o 75 minutos de entrenamientos más duros y vigorosos en el transcurso de una semana. También puedes hacer un poco de ambos.

Mantén un peso saludable.

Comer una dieta equilibrada y hacer ejercicio puede ayudarte a mantener un peso saludable, lo que también reduce tus probabilidades de padecer cáncer de mama. Los kilos de más, están relacionados con un mayor riesgo de contraer la enfermedad. 

Mantente informado.

Existe mucha información errónea sobre el cáncer de mama. Para abordar algunos mitos comunes: Una mamografía es una herramienta de detección importante y no hará que un tumor se propague. No aumentará tu riesgo si te afeitas las axilas o usas un antitranspirante. El uso de sostén, con aro o de otro tipo, no afecta sus probabilidades.

Tabla de contenidos

Artículos relacionados

Descubre el blog de medicina online más completo

Mantente informado con recursos médicos confiables, revisados por expertos.

¿Quieres que te envíe directamente los recursos que son realmente necesarios para ti en este momento?