Un estudio reciente sugiere que las mujeres con cáncer de seno avanzado podrían descubrir que la atención plena puede aliviar su dolor, ansiedad y depresión.

La atención plena es la capacidad de mantener tu mente enfocada en el momento presente.

“La atención plena nos ayuda a relacionarnos con nuestros pensamientos, emociones y síntomas físicos de una manera diferente”, dijo la autora del estudio Lauren Zimmaro, becaria postdoctoral en el Centro de Cáncer Fox Chase en Filadelfia.

“No juzgar o reaccionar a los síntomas puede ser útil para el cuerpo físico al reducir la respuesta al estrés de lucha o huida e inducir una respuesta de relajación”, dijo Zimmaro en un comunicado de prensa de Fox Chase. “Con el tiempo, las personas que son más conscientes pueden amortiguar su estrés y eso puede tener un impacto más beneficioso en el cuerpo”.

Este estudio incluyó a 64 mujeres con cáncer de seno metastásico que completaron cuestionarios para evaluar sus síntomas de cáncer y cinco aspectos de la atención plena: observar, describir, actuar con conciencia, sin juzgarse y sin reactividad.

En general, los niveles más altos de atención plena se asociaron con menos dolor, fatiga, ansiedad, depresión y trastornos del sueño, según el estudio publicado el 8 de noviembre en la revista Psycho-Oncology.

Sin embargo, ciertos aspectos de la atención plena (no reactividad, no juzgar y describir) se asociaron más fuertemente con estos beneficios, mientras que la observación tuvo la asociación más débil. Zimmaro definió la no reactividad como “ser capaz de permitir que cualquier pensamiento, sentimiento o sensación vaya y venga sin dejarse llevar por ellos”.

El hallazgo de que la falta de reactividad estaba más fuertemente asociada con niveles más bajos de síntomas sugiere que puede ser un aspecto particularmente importante de la atención plena.

“La atención plena es un buen recurso para tratar los síntomas físicos y psicológicos de la enfermedad metastásica”, dijo Zimmaro. “Las mujeres que eran más conscientes tendían a tener síntomas más bajos de cáncer de seno metastásico, incluyendo severidad e interferencia de dolor, fatiga, angustia psicológica y trastornos del sueño “.