El coronavirus ya debería tener la atención de todos, dicen los expertos en salud. Y las personas con enfermedades cardíacas tienen razones adicionales para estar alertas.

“No se trata tanto de si esto sucederá más, sino más bien de cuándo exactamente ocurrirá y cuántas personas en este país tendrán una enfermedad grave”, dijo la Dra. Nancy Messonnier, directora del Centro Nacional de Inmunización y Enfermedades Respiratorias de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, durante una conferencia de prensa.

Para las personas con problemas cardíacos subyacentes, las preocupaciones son tan graves que el Colegio Americano de Cardiología emitió un boletín en febrero para advertir a los pacientes sobre el posible aumento del riesgo y alentar “precauciones razonables adicionales”.

Según los primeros informes, el 40% de los pacientes hospitalizados con COVID-19 tenían enfermedad cardiovascular o enfermedad cerebrovascular (que se refiere al flujo sanguíneo en el cerebro, como un accidente cerebrovascular), según el boletín.

“Esa estadística no significa que las personas con enfermedades cardíacas tengan más probabilidades de contraer el coronavirus”, dijo Orly Vardeny, profesora asociada de medicina en el Sistema de Atención Médica VA de Minneapolis y la Universidad de Minnesota. “Simplemente significa que esas personas tienen más probabilidades de tener complicaciones una vez que las tengan. El objetivo principal del virus son los pulmones. Pero eso podría afectar el corazón, especialmente un corazón enfermo, que tiene que trabajar más para obtener sangre oxigenada en todo el cuerpo, dijo.  En general, se puede considerar como algo que está agravando al sistema en su conjunto”.

Eso podría exacerbar los problemas para alguien con insuficiencia cardíaca, donde el corazón ya tiene problemas para bombear de manera eficiente.

Alguien con un problema cardíaco subyacente también podría tener un sistema inmunitario menos robusto. El sistema inmunitario de las personas se debilita a medida que envejecen, acotó Vardeny. Y “en aquellos con afecciones médicas crónicas, la respuesta inmune del cuerpo no es tan fuerte cuando se expone a los virus”.

Si esa persona contrae un virus, dijo que es probable que se quede y cause complicaciones.

Un virus también puede presentar un riesgo especial para las personas que tienen la acumulación de grasa conocida como placa en sus arterias. La evidencia indica que enfermedades virales similares pueden desestabilizar estas placas, lo que puede provocar el bloqueo de una arteria que alimenta sangre al corazón, lo que pone a los pacientes en riesgo de ataque cardíaco.

Vardeny enfatizó que la información sobre COVID-19 está cambiando casi cada hora. Pero los coronavirus anteriores, como el SARS y el MERS, ofrecen información. Estaban vinculados a problemas tales como inflamación del músculo cardíaco, ataque cardíaco e insuficiencia cardíaca de inicio rápido, según el boletín ACC.

COVID-19 también tiene similitudes con la influenza, dijo Vardeny, quien también es voluntario de la American Heart Association. Por el momento, dijo, “no creemos que el riesgo real sea más alto per se. Es solo que la propagación es más rápida”. Y a diferencia de la gripe, no hay vacuna.

Los números de COVID-19 cambian rápidamente. La Organización Mundial de la Salud informó que la tasa de mortalidad por la enfermedad fue de entre 2% y 4% en Wuhan, y 0.7% fuera de Wuhan.

Vardeny indicó que muchas de las mismas precauciones que funcionan contra la gripe deberían ser útiles contra COVID-19, porque parece extenderse de la misma manera: a través de gotas en el aire cuando alguien tose o estornuda.

Por ahora, sugiere que las personas se defiendan lavando las manos, manteniendo limpias las superficies y evitando viajar a áreas con brotes.

El boletín ACC recomienda que las personas con enfermedades cardiovasculares se mantengan al día con las vacunas, incluso contra la neumonía. El ACC también admite recibir una vacuna contra la gripe para prevenir otra fuente de fiebre, que podría confundirse con la infección por coronavirus.

En la conferencia de prensa, Messonnier resumió su consejo como: “Quédese en casa si está enfermo; cúbrase la tos; lávese las manos”.

También advirtió que las personas deben prepararse para la posibilidad de cierres de trabajo, escuela y más.

“Entiendo que toda esta situación puede parecer abrumadora y que la interrupción de la vida cotidiana puede ser grave”, dijo. “Pero estas son cosas en las que la gente necesita comenzar a pensar ahora”.