Una nueva investigación sugiere que un medicamento de primera línea para tratar la diabetes tipo 2, la metformina, puede ayudar a las personas con pre-diabetes a mantener la pérdida de peso a largo plazo.

Las personas que perdieron peso mientras tomaban metformina mantuvieron una pérdida de aproximadamente el 6% de su peso corporal durante seis a 15 años.

Las personas que perdieron peso a través de cambios en el estilo de vida, comiendo saludablemente y haciendo ejercicio regularmente, lograron mantener un poco menos del 4% de su peso corporal inicial durante el mismo período, encontró el estudio.

Sin embargo, la metformina no parece ser particularmente útil para perder peso en primer lugar. De hecho, una fase anterior del estudio descubrió que las personas eran mucho más propensas a perder 5% o más de su peso corporal a través de cambios en el estilo de vida ( alimentación saludable y ejercicio ) que al usar metformina.

“Aunque los cambios en el estilo de vida fueron superiores para inducir la pérdida de peso desde el principio, la metformina fue mejor para el mantenimiento del peso a largo plazo “, dijo el autor principal del estudio, el Dr. Kishore Gadde. Es profesor de prevención de enfermedades cardíacas en el Centro de Investigación Biomédica de Pennington en Baton Rouge, Louisiana.

Sin embargo, no todos están convencidos de que la metformina pueda mantenerte delgado. Después de revisar los hallazgos, el Dr. Joel Zonszein, director del Centro de Diabetes Clínica del Centro Médico Montefiore en la ciudad de Nueva York, dijo: “Este estudio estuvo muy bien hecho, pero no muestra que la metformina sea efectiva para todos”.

Agregó que la metformina no es bien tolerada por mucha gente. Puede causar problemas digestivos, como náuseas y diarrea.

Una intervención efectiva para perder peso y mantener esa pérdida es claramente necesaria. Casi las tres cuartas partes de la población estadounidense tiene sobrepeso u obesidad, un factor de riesgo importante para la diabetes tipo 2, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.

El último estudio fue una continuación del ensayo clínico de prevención de diabetes de tres años que comparó tres grupos diferentes de personas con prediabetes para ver qué tipo de intervención ayudaría a prevenir el desarrollo de diabetes tipo 2. Un grupo recibió metformina, otro recibió capacitación sobre cambios intensivos en el estilo de vida y el tercer grupo recibió un placebo.

Este estudio encontró que los cambios en el estilo de vida llevaron a la mayor pérdida de peso inicial, seguida por el grupo de metformina, según Gadde.

Del grupo de estudio original, más de 3.000 personas, poco más de 1.000 perdieron más del 5% de su peso corporal.

Los investigadores siguieron a este grupo durante 15 años para ver quién mantenía su pérdida de peso.

Según el estudio, las personas que tomaron metformina tuvieron la mayor pérdida de peso entre los años seis y quince. El estudio también encontró que ser mayor y perder una mayor cantidad de peso en el primer año fueron predictores consistentes de pérdida de peso duradera, dijeron los autores del estudio.

Gadde dijo que no está exactamente claro por qué el grupo de metformina fue mejor para mantener la pérdida de peso. “La metformina reduce un poco la ingesta de alimentos, pero no es un efecto dramático. Y, por lo que sabemos, no altera significativamente el gasto de energía”.

Dijo que otra investigación reciente sugiere que la metformina puede alterar el microbioma del cuerpo (las bacterias saludables en el intestino). También parece que la metformina puede tener algunos efectos sobre la función muscular. Pero Gadde dijo que se necesita más investigación para saber con certeza.

Este estudio solo examinó a personas con pre-diabetes, por lo que no está claro cómo este medicamento podría afectar a las personas sin la afección.